Juego – La realidad del ser humano es su pensamiento

Cuando vemos estos nueve puntos muy probablemente en nuestra mente los organizaremos como un cuadrado. Para resolver este problema hay que concebir estos puntos de manera distinta. Muchas veces delimitamos demasiado un problema e introducimos supuestos que determinan la manera en que lo entendemos. Este juego es un buen ejemplo: no podemos resolverlo si no cambiamos los límites imaginarios del cuadrado. Al ver estos nueve puntos introducimos un supuesto, y es precisamente este supuesto el que no nos permite solucionarlo. La solución es la siguiente:

 

A veces no vemos salida a una situación de nuestras vidas, o no logramos resolver una dificultad. En ocasiones el problema es la manera en la que lo concebimos, nuestros supuestos sobre ese problema o sobre la realidad. Concibiéndolo de otra forma probablemente solucionemos el problema, o incluso deje de existir.

La realidad del ser humano es su mente. Nuestros valores, cultura, la forma en que definimos algunos conceptos como la naturaleza del hombre, la sociedad, nuestros supuestos sobre el mundo y nosotros mismos, determinan la manera en la que entendemos el mundo. Si nuestra realidad mental y la realidad social que nos rodea es construida, podemos construir una realidad más funcional y que libere todo nuestro potencial humano. La idea es sencilla: nuestros supuestos (o concepciones) sobre la realidad determinan la manera en la que la percibimos y la entendemos. Y la manera en que entendemos el mundo determina como actuamos y nos comportamos.

Las implicaciones que tienen estas ideas sobre la psicología son evidentes. Muchos de nuestros problemas señalan la necesidad de revisar nuestras maneras de entender el mundo y a nosotros mismos, nuestros supuestos sobre la realidad, la familia, las relaciones, etc.

En este juego, en realidad el problema nos lo hemos creado nosotros. Suponemos que los puntos son un cuadrado, pero nuestro supuesto es el auténtico problema. La solución no consiste en probar alternativas dentro del cuadrado imaginario, si no que implica un cambio de naturaleza distinta: analizar nuestros supuestos sobre los 9 puntos y cambiarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *